0034 948 226 600 (24h)

San Fermín … ¡A Pamplona hemos de ir!

El 6 de Julio de 1923 llegaba a Pamplona un periodista norteamericano enviado  a la ciudad para cubrir las fiestas de San Fermín. Lo que durante esa fiesta vivió le impresionó tanto que le llevó tres años más tarde a publicar una novela ambientada en ella  conviertiéndole  además  en un asiduo a San Fermín para el resto de su vida. El periodista se llamaba Ernest Hemingway y su novela “Fiesta ( The sun also rises)”.

Tal fue la repercusión que artistas de la época como Ava Gardner, Orson Welles o Charlton Heston no quisieron perderse esta inimitable experiencia vital .. y así hasta nuestros días cuando incluso se rumorea que el mismísimo Barack Obama podría dejarse caer este año por Pamplona para disfrutarla.

“Chupinazo, Estafeta, Toros, Mozos, Pobre de mí…. “, son palabras ligadas inevitablemente a San Fermín, al igual que lo es la indumentaria blanca salpicada con el rojo del pañuelo al cuello y la faja a la cintura.

¿ Por qué San Fermín ?

San Fermín fue el primer obispo de Pamplona y dice la historia que fue decapitado en Amiens allá por el siglo III. En 1591 se celebra por primera vez la fiesta,de cariz religioso, que ha llegado a nuestros días convertida en cita internacional, única, y que como dicen los pamploneses  “hay que vivirla”.

Pañuelos en el Chupinazo de San Fermín. Pamplona. ( Hotel Tres Reyes )

¿ Por qué hay que ir a San Fermín al menos una vez en la vida ?

Todo empieza con el Chupinazo . Cada 6 de Julio minutos antes de las 12 de la mañana la plaza del Ayuntamiento y las calles aledañas son un hervidero de almas expectantes provenientes de todo el mundo, con sus pañuelos rojos atados en la muñeca y su botella de champagne en la mano, esperando escuchar las palabras mágicas  “Pamploneses ¡Viva San Fermin! Gora San Fermín!” que preceden  al Chupinazo. Cuando el sonido del estallido retumba en el cielo, se desata el júbilo en toda Pamplona y su eco se propaga por todo el planeta. Es momento de descorchar el champagne y ponerse el pañuelo al cuello; donde permanecerá atado hasta que en la medianoche del día 14 se entone el “Pobre de mí”.

Durante los 8 días que dura la fiesta, Pamplona se transforma. Una marea blanca la recorre y la disfruta al son que marca la tradición. Sin interrupción. Cada mañana temprano las dianas pasan para despertar a la población que empieza a prepararse para el encierro. Antes de que a las 8 salgan los toros del corral y recorran el casco viejo jaleados y acompañados por los mozos (  periódico en mano ), éstos habrán rezado al santo para que les proteja. Un encierro diario mientras dure la fiesta.

Mas tarde, la tradición manda ir a la plaza de toros a disfrutar del arte del espectáculo taurino. Aunque si los toros no te apasionan, siempre tienes la opción de hacer turismo  por Pamplona o de disfrutar de uno de los mayores atractivos de la ciudad.

Porque  además de los toros, San Fermín es gastronomía.

Además del “caldico” antes del encierro y  los imprescindibles churros para desayunar; estos días en la ciudad los habituales pintxos, el chorizo, la morcilla blanca o el cordero comparten protagonismo con  los platos cocinados con toro de lidia. Y de postre; los caramelos de café con leche, las coronillas o las tortas de txantxigorri complementan un menú de lo más pamplonés.

Y qué decir de la bebida. El blanco uniforme no tarda demasiado en ser salpicado por el rojo no sólo del pañuelo y la faja, si no también del vino, por lo que es mejor que la ropa no sea de lo mejor del fondo de armario, ya que corre peligro de echarse a perder para siempre.

Durante esos días gentes llegadas de todo el mundo ocupan  todos los alojamentos de la ciudad que reciben reservas con muchos meses incluso un año de antelación.

En el Hotel Tres Reyes os damos la bienvenida a esta fiesta universal. Te esperamos para vivir San Fermín de un modo diferente. Este año con vermut con música en directo y por las noches buffet y showcooking amenizados con DJ .

Te esperamos. Ven y Disfruta.

Shares